Entrada recomendada

voltear (rotar) pantalla windows 10 facil

martes, 11 de junio de 2013

Primavera Arabe

 
 La Revolución Democrática Árabe fue una protesta generalizada del pueblo con sus gobernantes, y aunque hubo diferencias marcadas de un país a otro, los motivos principales fueron en todos los casos semejantes. Todo comenzó con la Revolución Tunecina, que se convirtió en el detonante de las mayores movilizaciones sociales en África de toda la historia. El comienzo se gestó en Túnez, y quizá si hubiese sido otro país difícilmente se habría tenido el mismo impacto, ya que Túnez contaba con un gobierno menos restrictivo y  mucho turismo extranjero que insertó poco a poco muchas de las ideas de Occidente; las empresas estaban en manos de muy pocas familias, lo que concentraba la riqueza en un puñado de personas, pues casi la totalidad del país era pobre.

Ben Ali era el presidente tunecino y su gobierno estaba apoyado por la Unión Europa, que guardo silencio antes los hechos porque había realizado en tratado de libre comercio con el cual muchas empresas europeas se trasladaron al país africano debido a que sus costos de producción se minimizaban porque los salarios que pagaban a los tunecinos eran sumamente bajos. Sin embargo, fue posiblemente el hecho de que el país sufría de un elevadísimo índice de desempleo, siendo los jóvenes los más afectados de todos los sectores, por lo que la falta de expectativas de una vida decente para la juventud fue incluso un factor más importante que la falta de los productos básicos.

El punto clave que dio inicio a la Revolución Tunecina fue la autoinmolación del joven de 26 años Mohamed Bouazizi, el 17 de diciembre de 2010, quien debido a sus problemas económicos decidió quitarse la vida públicamente, desatando una oleada de protestas que crecieron exponencialmente hasta culminar con el derrocamiento del régimen de Ben Ali. Cabe mencionar que en el caso de Túnez el ejército desobedeció las órdenes del presidente y apoyo la causa de su pueblo, lo que fue motivado porque nunca se les otorgó privilegios empresariales ni cargos gubernamentales.

Hay quienes consideran el papel del Internet y las redes sociales como un mero cambio en la manera que la gente interactua con los medios de comunicación, aunque para la gran mayoría las herramientas digitales constituyeron un elemento esencial en el desarrollo de los acontecimientos, en primer lugar porque el gobierno se mostró incapaz de contener la oleada de información que fluía, y en segundo lugar porque la espontaneidad de la organización hacía que el movimiento civil fuese incontrolable e impredecible, ya que no existía un liderazgo definido.

Una vez que la llama de la revolución se encendió en Túnez se propagó inmediatamente a Egipto, donde el gobierno del presidente Hosni Mubarak vio venir la problemática y decidió apagar el Internet y cortar las comunicaciones vía celular, con el objetivo de que los manifestantes no pudieran utilizar las redes sociales para organizarse, lo cual no impidió que de un día para otro, el 11 de febrero de 2011, la población se volcará a las calles para exigir la dimisión del presidente, la suspensión de la constitución y la realización de elecciones libres para elegir nuevo gobierno.

Tanto Ben Ali como Hosni Mubarak llevaban varias décadas ejerciendo el poder absoluto en sus respectivos países; otros que cayeron con la llegada de la Primavera Árabe fueron Alí Abdullah Saleh de Yemen y Muamar Gadafi de Libia. Aparte de estos países la revolución se expandió rápidamente a más naciones, en algunas de las cuales la población fue reprimida con excesiva violencia por las fuerzas armadas. Los países donde hubo conflictos mayores fueron Argelia, Irak, Baréin, Irán y Marruecos, y en las siguientes naciones se dieron algunas enfrentaciones, conflictos menores y cambios en el gobierno: Líbano, Jordania, Mauritania, Sudán, Omán, Arabia Saudita, Yibutu, Somalia, Kuwait y Albania.

A todo esto los medios de comunicación tradicionales de los países en conflicto guardaron un profundo silencio ante los acontecimientos ocurridos, que cobraron la vida de miles y miles de árabes, debido a que fueron censurados por los gobiernos, razón por la cual las redes sociales, Facebook y Twitter principalmente, se convirtieron en las herramientas mediante las cuales el mundo se pudo enterar realmente de lo que estaba sucediendo en tierras de Oriente Medio. A partir de esto los gobiernos del mundo conocieron los verdaderos alcances de Internet y ahora saben que no deben subestimar los movimientos sociales, que con las nuevas tecnologías se pueden organizar sumamente rápido y de manera espontánea. No por nada muchos gobiernos han comenzado a tratar con más fuerza de controlar las redes sociales, aunque no alcanzan a comprender que es algo que escapa a sus capacidades.

Visto en Wikipedia | Imágenes de Factoria Histórica y Lagarto Verde y
www.opinionesdispersas.net/

Si te gustó el artículo recomiéndanos en Google+!
Pin It Now!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Comenta lo que gustes positivo, negativo para poder mejorar este blog.